958 134 755

Si te gustan los perros puede que a menudo sientas unas ganas irrefrenables de saludar a todos con los que te encuentres, sin saber o incluso sin prestar atención a su carácter o gestos; algo que puede desembocar en una mordedura. De hecho, la mayoría de los ataques de perros a humanos se deben por un lado, a la mala educación recibida y por otro, a que las personas que se acercan a ellos no saben analizar las señales que nos mandan antes de acariciarlos.

En nuestra residencia canina estamos acostumbrados a tener nuevos contactos con perros desconocidos, por lo que debemos estar siempre atentos a su comportamiento y forma de interactuar para que no se produzca ningún incidente. Por eso hoy queramos compartir con vosotros algunos tips a tener en cuenta para saludar adecuadamente a un perro que no conoces.

El primer acercamiento con un perro desconocido

Es muy raro que cuando saludamos a alguien por primera vez nos abalancemos directamente sobre esa persona a darle un abrazo o algunas caricias; pues lo mismo ocurre con los perros, debemos ser cautelosos y no invadir su espacio de una manera “agresiva o inesperada”. Siguiendo algunas pautas podemos conseguir que todo fluya con normalidad.

Saluda primero al dueño y demuestra confianza. Los perros sienten y observan la expresión corporal y los gestos de las personas. Debes transmitirle seguridad y que no vas con malas intenciones. Pídele permiso a su humano, él te dirá con certeza cómo es su perro.

No te acerques de manera efusiva. Si nos abalanzamos sobre él, podemos generar directamente una situación de tensión, por lo que es importante acercarse de forma normal y tranquila a no ser que el peludo sea quien tome la iniciativa y se abalance sobre ti de forma amistosa 😉

Observa sus gestos y movimientos. Si no conocemos al perro, tampoco conocemos su pasado. Hay animales rescatados que sienten miedo hacia algunas personas, objetos o situaciones, por lo que debemos prestar atención a sus orejas, boca y rabo. Si notamos que el perro está incómodo o se siente acorralado, mantén cierta distancia pero no temas. Demuéstrale que no quieres hacerle daño.

No le mires directamente a los ojos y acércate de lado. Lo mejor es ponerse a su lado, sin establecer un contacto directo con la mirada. Hay que demostrarle seguridad, armonía y tranquilidad. Si te pones de frente, puede interpretarlo como un gesto de dominancia o amenaza.

Lo más importante: gánate su confianza. Si el can se siente seguro poco a poco se acercará hacia ti. Déjale que te huela y reconozca. Hay que analizar su comportamiento y ver qué es lo que le hace sentir más cómodo.

Está claro que cada perro tiene su propia “personalidad y carácter” es por ello que debemos saber adaptarnos a cada uno de ellos.De la misma manera que tenemos que saber cómo presentar a dos perros. La clave está en entenderlos.

¿Y tú, como saludas a un peludo que no conoces? ¿Sigues algunas de estas pautas?.

via GIPHY