Por suerte hay cada vez más hogares con perro y eso significa que cuando sacamos a pasear a nuestro amigo de cuatro patas nos encontraremos con sus semejantes en el parque o caminando por las calles, sobre todo por las mañanas y por las tardes. Ellos necesitan relacionarse con otros perros, pero pueden tener un sentimiento de rechazo hacia sus similares y debemos saber cómo presentarlos para que no haya conflictos.

Muchas veces habrás escuchado a los dueños decir, “no pasa nada, se lleva bien con otros perros”; pero hay que tener en cuenta que llevarse bien con los perros, no significa que se lleve bien con todos, ya que no sólo depende de nuestro perro sino también de la reacción que tenga el otro hacia nuestro animal.

Para evitar alguna pelea o tensión entre dos perros que no se conocen es importante saber actuar y reconocer ciertas señales que pueden demostrarnos que no están cómodos entre ellos o que simplemente no se han caído bien. Más vale prevenir que curar.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de presentar a dos perros?

 

Conoce a tu perro: Como primer punto a destacar diríamos que conocer a nuestro perro es fundamental. Vivimos con él y compartimos muchas horas, por lo que debemos conocer sus reacciones y comportamientos. Intenta socializarlo desde cachorro. Si nuestro perro no está socializado no lo expongas a situaciones en las que no se sentirá cómodo o podrá atacar a otros perros.

Evita la tensión con la correa: Si desde lejos ves a un perro y tensas la correa con la que paseas a tu amigo, le estás transmitiendo una tensión que el puede percibir como que algo no anda bien, por lo que se puede poner a la defensiva y mostrar, desde antes de conocer y oler al otro perro, cierto rechazo. Por ello, intenta mantener la calma y hacer de la presentación una situación normal. No tiene porqué haber ningún riesgo.

Dale unos segundos para que se saluden: Sin mantener tensión, deja a tu perro que se acerque a otro (o al revés) y que se huelan. Normalmente con unos segundos basta para que podamos ver si están cómodos entre ellos o no.

Observa sus movimientos corporales: Las miradas y el movimiento del rabo nos dicen mucho. Evita el contacto visual y el acercamiento cara a cara. Si el rabo está tenso y tu perro corta la respiración, intenta separarte, esa no es una señal amigable. No dejes que tu perro monte al otro, es un signo de dominancia que puede ocasionar una pelea.

Busca espacios abiertos pero controlados: Los parques de perros pueden ser un buen lugar de presentación con otros canes. Eso sí, si es la primera vez que lo llevas y hay otros perros en el parque, recuerda que debes presentarlo con cautela y prestando atención a su comportamiento. Si todo va bien, ya puedes estar tranquilo y dejarlo jugar.

Un perro equilibrado es un perro feliz: Como dijimos al principio, es normal que tu perro no se lleve bien con todos, pero sí debemos tener en cuenta que un perro equilibrado es más feliz, y las reacciones agresivas con otros animales pueden deberse a diferentes motivos como inseguridad, dominancia o sobreprotección. Si observas conductas no deseadas que no puedes corregir, contacta con un educador canino.

¿Añadirías otra precaución a tener en cuenta a la hora de presentar a dos perros?.