Al igual que nosotros, los perros necesitan hacer ejercicio habitualmente y mantenerse activos. Ya sabemos de sobra que una vida sedentaria puede acarrear graves problemas de salud. Ahora bien, no todos los perros necesitan la misma intensidad, pero sí necesitan ejercitarse; y es por ello que en este artículo te explicaremos la importancia del ejercicio físico en los perros.

Una vida activa conlleva beneficios para la salud. Los perros que realizan ejercicio regularmente está más sanos y viven más años. Con la actividad física evitamos que aparezcan de manera temprana problemas de salud, como la artritis; conseguimos que tengan un corazón y unos músculos fuertes y prevenimos el sobrepeso o la obesidad. A nivel psicológico, un perro activo es mucho más equilibrado y evitamos que produzcan destrozos por ansiedad o ladridos por aburrimiento.

A la hora de realizar ejercicio con nuestro perro debemos tener en cuenta ciertos factores como la raza, la edad o el tamaño. Un cachorro tiene mucha más energía que un perro senior, pero eso no significa que este último no necesite su “momento” al día de paseo u otro tipo de ejercicios.

¿Qué tipo de ejercicios puedo realizar con mi perro?

Paseos, todos los días: Vivamos en una casa con jardín o en un piso, debemos sacar a pasear a nuestro perro diariamente. Podemos andar con ellos o llevarlos a un “parque de perros” para que se relacionen. Esto permite que quemen energía y que sean más sociables.

Sal a correr: Si te gusta salir a correr, hazlo con tu perro. En este caso recuerda siempre llevar agua y vigilar su estado de cansancio. En los días de más calor debes evitar las horas centrales del día.

Ejercicios mentales y juegos: Fortalecer sus capacidades mentales también hace que el perro sea más equilibrado. Puedes jugar con él a esconder cosas en la casa o incluso esconderte tú mismo para que te busque. De esta manera también se fomenta la relación entre ambos.

Rutas senderistas con tu perro: Si tienes pensado hacer una ruta por la montaña llévate a tu perro. Correr por el campo y descubrir nuevos entornos es muy beneficioso.

Nadar: Si a tu perro le gusta el agua, llévalo a nadar cada vez que puedas. Tírale un palo o una pelota, seguro que le encanta.

El ejercicio físico en los perros es tan importante como llevar una buena alimentación. Forma parte de los cuidados diarios que tenemos que tener para que nuestro perro esté sano y sea feliz. Además, no sólo se benefician ellos, sino también nosotros que nos movemos y reforzamos el vínculo que nos une con ellos al realizar actividades juntos. Y tú ¿realizas el suficiente ejercicio con tu perro? ¿Qué otro tipo de ejercicio recomendarías?.